Movilidad sin barreras

Conocer el arte florentino in situ, estudiar en la City de Londres o ver de cerca el empuje del motor económico alemán. Vivir la experiencia cotidiana de Europa desde dentro. La Declaración de Bolonia, ratificada en 1999 por 29 países, nació para crear la gran universidad europea y fijó entre sus objetivos principales fomentar la movilidad estudiantil, empujar a los universitarios a salir de sus países para hacer de ellos ciudadanos europeos. Sobre el papel, con una crisis aún por intuir hace tres lustros, el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) arrancó con buenas perspectivas. El objetivo a 2020 es que uno de cada cinco universitarios curse parte de sus estudios fuera.

Más información en El País