La nueva Selectividad permite mantener de momento las normas de admisión a las universidades

La nueva Selectividad ya tiene nombre y fechas. Se denomina Evaluación para el Acceso a la Universidad (EBAU), será muy similar a la prueba anterior, y contará con dos convocatorias: la ordinara, antes del 10 de junio, y la extraordinaria, que podrá hacerse en julio o en septiembre.

Esto permite a las universidades adaptarse a esta etapa transitoria realizando los mínimos cambios en sus normativas de admisión, evitando generar incertidumbre entre los futuros estudiantes.

La prueba no entrará en vigor hasta que se apruebe una nueva normativa resultante del Pacto de Estado por la Educación. Por ello, a menos de dos meses, las comunidades autónomas han publicado el calendario con las fechas en las que tendrá lugar cada examen.

Se trata de una fusión entre la antigua selectividad y la reválida, que se impondrá de forma definitiva a partir del curso 2017-2018, y que no será necesaria para obtener el título de Bachillerato.

Lee la noticia completa en El Economista