La Comisión de Expertos para la reforma universitaria concluye su informe de propuestas

 

La Comisión de Expertos para la reforma universitaria, establecida por el Ministerio de Educación, ha hecho entrega de su informe “Propuestas para la reforma y mejora de la calidad y eficiencia del sistema universitario español”.

El documento está dirigido principalmente a las universidades públicas, pero indica que muchas de sus reflexiones son aplicables también a las universidades privadas, y se centra en recomendar cambios en la selección del personal docente e investigador (PDI), en la evaluación de la calidad, en su gobierno, financiación y en los estudios y títulos universitarios.
 
Los expertos han señalado que si se desea que la Universidad tenga “verdadera calidad internacional” se debe conseguir una “mayor diferenciación y especialización” de las facultades.
 
Para ello, recomiendan que la elección del profesorado se realice a través de dos vías: acreditaciones públicas nacionales para profesores titulares y catedráticos -perdiendo sus competencias la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA)- y contratación “directa e indefinida” de doctores españoles y extranjeros.
 
En este sentido, indican que las universidades deben impedir contratar a un doctor propio salvo que éste haya estado al menos 3 años vinculado a otra universidad o institución académica o investigadora, y que se deben internacionalizar las convocatorias del PDI.
 
En cuanto a los rectores, éstos deberán ser académicos, con tres sexenios y designados por el Consejo de la Universidad, ante el que deberán responder, y “se recomienda que la elección del rector sea precedida de un anuncio internacional”, así como abrirla a académicos españoles y extranjeros.
 
Por otra parte, los expertos aseguran que la excelencia de una universidad no depende de que sea pública o privada, ya que las mejores tiene en común “un rector con capacidad ejecutiva, notable autonomía financiera y de contratación”, y que responde ante la sociedad en su conjunto.
 
Para alcanzar la excelencia y la competitividad, la evaluación de la calidad de las universidades será cada 4 años, pública y externa. De este modo, el objetivo es conseguir a medio plazo 10 universidades de calidad, con las exigencias más altas para aceptar a sus alumnos; 25 ó 30 especializadas en algunas áreas; y el resto correspondería a universidades con mayor énfasis en la enseñanza.
 
Consulta el informe de propuestas completo en el MECD