Buscador de bibliografía básica recomendada

A partir de ahora podemos buscar en el catálogo de la Biblioteca-CRAI la bibliografía básica de cada asignatura recomendada por los profesores en las respectivas guías docentes.

Esta nueva búsqueda permite a los usuarios localizar la bibliografía básica por el nombre de la Asignatura, el Grado o Máster al que pertenece o el Curso en el que se imparte, y su disponibilidad, si se encuentra prestado y hasta cuándo:

Al seleccionar Bibliografía básica se abre una nueva pantalla de búsqueda en la que introducir el nombre de la asignatura o la materia aproximada en el cajetín denominado “Sus términos de búsqueda”, o bien seleccionar la asignatura del listado alfabético que se despliega más abajo:

 

Una vez introducido el término de búsqueda podemos filtrar (a la derecha) por Grado o Curso. La columna “Elementos” indica el número de libros asignados a cada asignatura.

 

Tenemos que tener en cuenta que este es un proceso que está en desarrollo, por lo que cada día se van añadiendo libros a cada asignatura. Es necesaria para su total consecución la colaboración del profesorado cada vez que solicite la bibliografía básica, indicando a qué asignatura pertenece.

Esperamos que sea de gran utilidad a toda la comunidad universitaria, sobre todo ahora que se acercan los exámenes.

 

Criterios para evaluar la pertinencia de las fuentes de información

Al realizar una búsqueda de información se pueden obtener numerosos resultados. Por lo tanto, para retener los documentos que realmente son necesarios en la investigación que se esté desarrollando, hay que establecer unos criterios para evaluar la pertinencia de las fuentes de información consultadas.

¿Qué significa que un documento es pertinente?

La pertinencia es un criterio subjetivo, pues es el usuario quien evalúa si el documento es o no pertinente de acuerdo a su necesidad, fundamentado en si encuentra en él la información solicitada en principio. En este sentido, un documento pertinente es un documento que resulta ser oportuno a las necesidades individuales de información, necesidades que deben ser precisadas con anterioridad a la búsqueda de información.

Todos los  documentos poseen unos indicadores de pertinencia que permiten realizar su selección.

Indicadores de pertinencia

Preguntas que debes realizarte

Título, subtítulo, palabras clave ¿Están relacionados con mi tema de investigación?
Autor ¿El ámbito de estudio del autor está relacionado con algún aspecto de mi tema?
Fecha de publicación ¿Es bastante reciente para responder a mis necesidades de información?
Resumen, tabla de materias, introducción, conclusion ¿Los aspectos tratados en las diferentes partes del documento se corresponden con mi aproximación al tema?

¿El enfoque de análisis propuesto se adapta a mi búsqueda?

En resumen:

  • La pertinencia de un documento siempre hay que analizarla en función de tus necesidades. Toma el tiempo necesario para precisarlas.
  • El Título, subtítulo, el autor, las palabras clave y la fecha de publicación permiten evaluar rápidamente la pertinencia.
  • Recurrir al resumen, la tabla de materias, la introducción y la conclusión te darán información sobre los aspectos tratados y el enfoque del análisis.

Posts relacionados:

Claves para evaluar la calidad de los sitios web

Trucos y consejos para mejorar mis resultados de búsqueda

Trucos y consejos para mejorar mis resultados de búsqueda

Al realizar una búsqueda bibliográfica es posible que los resultados obtenidos sean demasiados o que estos no sean suficientes.
Para obtener resultados más precisos, os proponemos una serie de  trucos y consejos que permitirán obtener los mejores resultados al utilizar las herramientas de búsqueda.

 

Combina los términos (que no sean sinónimos) con Y/AND para hacer más precisa la búsqueda, enlazándolos progresivamente.

Utiliza los limitadores de la herramienta de búsqueda: lugar, fecha, lengua…

Usa las comillas “ ” si quieres recuperar resultados que contengan las palabras exactas de la expresión y en el orden que has indicado. Pero ten en cuenta que: una expresión demasiado larga = a pocos o ningún resultado.

Si quieres que en la búsqueda se excluya algún término utiliza el NO/NOT.

Haz uso del vocabulario controlado a través de tesauros o diccionarios especializados para elegir términos  más específicos.

 

Combinar los sinónimos o términos semejantes con O/OR.

Truncando las palabras con el asterisco * se pueden recuperar todos aquellos términos que comparten la misma raíz. Ej.: Ecolog* recupera ecología, ecologista, ecology, ecologismo, ecológico…

Utilizar términos generales.

Hacer uso de diccionarios para encontrar sinónimos o términos semejantes.

 

 

No olvides:

  • Elegir una base de datos de las recomendadas por la Bilbioteca-CRAI
  • En caso de duda solicita la ayuda del personal de la biblioteca.

Posts relacionados:

Cómo planifar una búsqueda bibliográfica

Vocabulario controlado vs Vocabulario libre

Si no fuera por Boole …

Vocabulario controlado vs Vocabulario libre

La planificación de una buena estrategia de búsqueda es la primera y más importante fase dentro de la elaboración de un trabajo académico o de investigación. De ella dependerá que la recuperación de información sea la que mejor se adecue a nuestras necesidades. En este sentido, es primordial trabajar sobre el vocabulario que se va a utilizar para la composición de nuestro mapa de conceptos y decidir cuál es el mejor para elaborarlo, si un vocabulario controlado o un vocabulario libre.

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de vocabulario controlado o vocabulario libre?

El vocabulario controlado está compuesto por un índice de términos normalizados dentro de un lenguaje documental llamados descriptores que representan de manera unívoca un concepto, homogeneizando los términos empleados para una búsqueda más precisa. De este modo, agrupamos sinónimos con un sólo término y se tiene un mayor control de las polisemias, variantes ortográficas… Por otro lado, el uso de un vocabulario controlado facilita la buena elección de los términos adecuados para nuestra estrategia de búsqueda pues nos proporcionan: definiciones de los mismos, relaciones con otros términos (jerárquicas, de equivalencia y asociativas) como sucede con los Tesauros y en muchas ocasiones la traducción de dichos términos a varios idiomas.

El vocabulario libre es el utilizado en la comunicación humana por lo que tiene como ventaja que es ilimitado dando lugar a una mayor abundancia de vocablos, polisemias…, que a su vez produce ambigüedad e inexactitud en los resultados que podamos obtener en nuestra búsqueda bibliográfica.

En resumen:

 

 

Es importante precisar que dependiendo de la herramienta de búsqueda que se utilice haremos uso de un vocabulario u otro.

En general, en las bases de datos se combinan la utilización de los dos tipos de vocabularios en el tratamiento documental. Es el caso de la Web of Science Scopus, entre otras, que han incluido campos de búsqueda de palabras clave dadas por los autores. En estos casos, el lenguaje controlado y natural resultarían complementarios para una búsqueda de información pertinente y exhaustiva.

Otro enfoque requieren los motores de búsqueda como Google y portales en los que los términos normalizados y  los términos libres son tratados del mismo modo: como palabras libres que aparecen en el texto.

El vocabulario controlado dependiendo de la herramienta de búsqueda que utilicemos puede denominarse de diversas formas: Subject, Materia, Index Terms, Terms, MeSH, DeCS…

  • MeSH (Medical Subject Heading)  es el vocabulario controlado que emplea la NLM en sus bases de datos como MEDLINE/PUBmed  y otras bases de datos biomédicas para procesar la información que se introduce en cada una de ellas. Contiene encabezamientos de materias, subencabezamientos, definiciones, referencias cruzadas, sinónimos y listas de términos estrechamente relacionados.
  • DeCS (Descriptores en Ciencias de la Salud) vocabulario estructurado y trilingüe creado por BIREME para servir como un lenguaje único en la indización de artículos de revistas científicas, libros, anales de congresos, informes técnicos, y otros tipos de materiales, así como para ser usado en la búsqueda y recuperación de asuntos de la literatura científica en las fuentes de información disponibles en la Biblioteca Virtual en Salud (BVS) como LILACS.

Tesauros y glosarios disponibles en línea

 

Cómo planificar una búsqueda bibliográfica

El primer paso en la realización de un trabajo de investigación es la preparación de la búsqueda de información. Planificar una estrategia de búsqueda permitirá la recuperación de información pertinente, descartar aquella que no es relevante para resolver nuestras necesidades de información y ahorrar tiempo en la búsqueda.
Los pasos a seguir para planificar una búsqueda bibliográfica son los siguientes:

 

 

En la elaboración del plan de conceptos se utilizarán los operadores booleanos para combinar los términos definidos. En la unión de conceptos se utilizará Y/AND  y para los sinónimos O/OR.

Por ejemplo:

Términos: Caries, picadura, tizón, higiene, limpieza, cepillado, alimentación, nutrición, dieta.

 

Para obtener buenos resultados en la búsqueda bibliográfica es necesario poner entre paréntesis los sinónimos unidos por O/OR.

 

 

Si el tema sobre el que se busca información es muy amplio, es posible que sea necesario acotar la búsqueda utilizando límites temporales o geográficos: en un determinado país, región …, en el siglo 20, durante los últimos 10 años …

Una vez realizada la búsqueda bibliográfica y en base a los resultados obtenidos se tendrá que valorar la modificación de los términos utilizados y sus relaciones en nuestro plan de conceptos.