BIM & CAD o la gestión de proyectos en arquitectura

blueprinting

El Building Information Modeling (BIM) es, como su nombre indica, un modelo de información de construcción, el proceso para generar y gestionar los datos del edificio, en 3D y a tiempo real. Es decir, tenemos una construcción virtual y por este motivo son muchas las ventajas que sus partidarios encuentran: Reducción de la carga de trabajo -con único esfuerzo para multitud de tareas-, organización del mismo -el contenido guardado en un solo archivo y la posibilidad de trabajar varias personas simultáneamente- y, por último y no menos importante, excelente presentación del proyecto ante el cliente -ya que puede imaginar el resultado final con mayor facilidad-. Como herramientas de trabajo podemos encontrar tres softwares: Revit, Archicad y Allplan, pero esta diversidad sin ganadores demasiados destacados -podríamos señalar quizás al Revit, al menos en los últimos años- hace que los profesionales se mantengan reticentes respecto a su uso (uno de sus inconvenientes).

 

Por su parte, el CAD (Diseño Asistido por Ordenador) es un conjunto de herramientas en 2D -para puntos, líneas, arcos y polígonos- y 3D -para superficies y sólidos-. En este caso tenemos un dibujo virtual. En cuanto al software, los profesionales lo tienen claro: AUTOCAD es el ganador sin excepciones.

 

Pero, realmente… ¿para qué nos sirve el BIM?

 

bim_6 Las diferencias entre BIM y CAD son bastantes significativas aunque a priori no lo parezca. BIM no es una simple herramienta de dibujo, aunque sirva para ello. Su mayor baza no es que permita trabajar más rápido, sino su capacidad para almacenar información y relacionarla.

 

Estas peculiaridades proporcionan, textualmente:

 

 

· Consistencia de los proyectos: cuando se hace un cambio, éste aparece reflejado en planta, alzado, sección… por tanto siempre habrá una consistencia entre todos los documentos que forman el proyecto, algo difícil de conseguir en el CAD. A decir verdad esto ocurre porque solo existe un único objeto: el modelo virtual, y las plantas, secciones, detalles… son representaciones de éste, algo que no ocurría literalmente con el CAD, pues cada uno de ellos eran entidades independientes.

· Elementos con propiedades físicas: dado que en lugar de usar líneas, círculos… se representan elementos físicos tales como muros, techos, puertas, ventanas… éstos tienen la particularidad de que pueden dotarse de propiedades físicas tales como materiales, acabados, precios… y luego establecer operaciones e informes con ellos.

· Bases de datos relacionadas: las propiedades de los objetos se almacenan en una base de datos relacional, de tal manera que conociendo esos datos y el número de elementos que existen con cada una de estas propiedades, se pueden generar informes automatizados de recuentos de elementos constructivos (por ejemplo carpinterías) que además de ser casi instantáneos no darán opción a error y pueden actualizarse dinámicamente (no solo podemos cambiar algo en el plano y se cambiará en el informe sino que si lo cambiamos en el informe también cambiará en el plano).

· Gestión de la información: un problema clásico del trabajo de CAD es la enorme cantidad de archivos distintos que se generan, llegando a dificultar enormemente la tarea de encontrar el archivo y la versión que necesitamos para trabajar o imprimir. El problema crece exponencialmente cuanto más complejo es el proyecto o mayor es el número de personas que trabajan en él. Con los programas BIM esto se facilita sobremanera y facilita también el trabajo en grupo, la localización de información, impresión por lotes…

 

Llegados a este punto ¿BIM o CAD?

 

Como ya hemos dicho, BIM y CAD representan dos formas diferentes de reproducir el diseño arquitectónico y la documentación adicional.

 

Las aplicaciones de CAD emulan con dibujos en 2D las líneas, trazos, textos, etc… del tradicional lápiz y papel. Esto hace que cada modificación debe repetirse o revisarse en cada uno de los dibujos. No obstante, los detractores del BIM, hacen hincapié en que BIM está especificado con vista más a la parte creativa del diseño y a los profesionales que se dedican a este aspecto, y el CAD a los planos técnicos.

 

Por su parte, las aplicaciones BIM imitan el proceso real de construcción y no dibujos con líneas 2D como el anterior. Simplemente construyen los edificios de forma virtual. Todos los datos están guardados en un modelo central y los cambios que se realicen en el diseño se realizarán automáticamente en todos los dibujos individuales. Esta aproximación integrada sirve como base para unos diseños mejor coordinados y para un proceso de construcción basado en el modelo. BIM todavía ofrece más beneficios durante la construcción y operativa de los edificios.

 

En cuanto a los precios, BIM parece ser el que sale perdiendo aunque si nos paramos en el detalle podemos observar que el CAD podría llegar a ser más elevado ya que con el primero no solo se está pagando un programa de dibujo sino varias licencias de uso de otros programas como los de mediciones, modelado 3D, renderizado, etc… Y sin contar con que toda reducción del tiempo de trabajo es por si dinero.

 

bim_ifc_01_01 (1)

Después de estas diferencias, expongamos a grandes rasgos algunos pros y contras de cada uno de ellos.

 

CAD:

VENTAJAS

· Método conocido por la mayoría de los profesionales y, por tanto, más usado.

· No hay nada que conocer de nuevo, aunque esto es relativo.

INCONVENIENTES

· Se utiliza un gran número de softwares (7 tipos distintos: 2 de trabajo, 3 para documentaciones finales y 2 para procesos intermedios).

· Costes elevados (sobre los 8.200€).

· Utilización de multitud de pasos intermedios, lo que hace más posible los errores.

· Más carga de trabajo, en consecuencia, más horas y más coste.

 

BIM:

VENTAJAS

· Consistencia de los proyectos: un único modelo que varía todos los planos (planta, muros, etc) y detalles (precio, materiales, etc) automáticamente.

· Bases de daos relacionadas.

· Pensado para trabajar en grupo y simultáneamente.

· Mitos: Incompatibilidad con otros softwares y coste elevado (puede parecerlo pero si sumamos todos los softwares hay un ahorro considerable -unos 2.000€-).

INCONVENIENTES

· Poca implantación en el mercado español: por desconocimiento, porque el que lo utiliza no es el que lo compra porque es una forma nueva de trabajar.

· Hay que definir más parámetros antes de dibujar.

·Dificultad en personalizar su propio estilo.

·Dificultad en hacer trucos, clásico de las “cotas”.

 

En resumen, a pesar de que BIM introduce un nuevo modo de entender el trabajo ese cambio de modelo conceptual es a su vez su mayor inconveniente puesto que supone un cambio en la manera de trabajar, algo a lo que muchos no están dispuestos a renunciar o no pueden.

 

Quede claro también que visualizar CAD o BIM como métodos para conseguir lo mismo no sería del todo acertado. Con BIM se consigue algo muy diferente que va más allá de facilitar la documentación. Se pueden obtener mediciones más certeras directamente del modelo, vincular las mediciones a programas de planificación para simular la construcción, realizar análisis térmicos, detectar colisiones entre especialidades (arquitectura, estructura, instalaciones) de forma automática o semiautomática. BIM implica un cambio de mentalidad en la forma de trabajar. No se podrá usar un detalle estándar que después alguien tendrá que discutir en obra para cuadrar. Hay que pensar con antelación ciertas soluciones constructivas, trabajar de forma más colaborativa.

 

Definitivamente el paradigma es totalmente distinto. Habrá que sopesar sus pros y contras de manera individual para elegir el modelo que se ajuste a nuestras necesidades.

 

Puede encontrar más información en:

http://www.graphisoft.com/ftp/marketing/white_papers/GRAPHISOFT_White_Paper_CADandBIM.pdf

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.