HABA DE SAN IGNACIO

SAN IGNACIO DE LOYOLA (1491-1556)
Pablo de Jaime Ruíz


Datos biográficos
Fundador de la Compañía de Jesús, se educó en Arévalo, recibió muy joven la tonsura eclesiástica, estuvo en la corte española e hizo la carrera militar a las órdenes del duque de Nájera hasta caer herido gravemente en Pamplona. Inició durante la convalecencia la lectura de obras piadosas que lo movieron a cambiar de vida y así, una vez parcialmente recuperado, marchó en peregrinación al monasterio de Montserrat donde se confesó, abandonó criados, armas, cabalgadura y ropas, tomando como hábito un tosco sayal de tela de saco y ciñó su cintura con una cuerda.

Se instaló a continuación en una cueva en las inmediaciones de Manresa, donde vivió con gran austeridad mientras sufría diferentes tentaciones. Superadas éstas empezó a tomar nota de sus experiencias en materia espiritual, echando así los cimientos de sus “Ejercicios espirituales”.

Pasó a Barcelona y desde allí embarcó en 1523 hacia los Santos Lugares. De regreso a Barcelona inició una etapa de formación estudiando latín con los muchachos de la escuela, pasando luego a estudiar filosofía y teología a Alcalá de Henares, Salamanca y París, donde se graduó como licenciado en Teología en 1534 y de maestro de Artes es 1535.

En París trabó amistad con otros estudiantes como Pedro Fabro, Francisco Javier, Diego Lainez y otros, con los que inició el camino de la perfección cristiana, ejercitándose todos en el ayuno, la oración y el apostolado. Decididos a pasar a Tierra Santa, quedaron refugiados en Venecia al imposibilitarse la travesía, marchando después a Roma.

En el camino tuvo Ignacio la visión del Padre Eterno quien le dijo: Ego vobis Romae propitius ero. En Roma fueron favorablemente recibidos por el papa Pablo III, y allí fue donde fundó con sus compañeros la Compañía de Jesús, siendo nombrado Ignacio primer general de la misma en 1541. Los últimos años de la vida del santo estuvieron consagrados al retiro, la oración, la escritura de sus obras y el gobierno de la Compañía.

Haba de San Ignacio
También conocida como Haba de Igasur, se trata de Strychnos Ignatii de la familia Loganiáceas. La semilla o haba tiene un olor desagradable y térreo, y sabor muy amargo. Sus principales alcaloides son estricnina y brucina que aparecen en las células del albumen mezclados con el ácido igasúrico. Se emplea lo mismo que la nuez vómica, pero es mucho más activa que ésta. Entra a formar parte de las gotas amargas de Baumé de la Farmacopea Española.

Sin duda recibe esta semilla el nombre de Haba de San Ignacio por haber sido misioneros jesuitas quienes dieron a conocer en Europa sus propiedades medicinales. Ya en el siglo XVIII el jesuita y farmacéutico austriaco Jorge Camel difundirá desde Filipinas notablemente su uso.

En el “Tratado de materia médica” del médico inglés Guillermo Cullen, de esta forma se presenta la semilla: “FABA S. IGNATII, LA HABA DE SAN IGNACIO” . Esta es el amargo más fuerte que conocemos, y dada en dosis corta, cura las calenturas intermitentes. No determinaré, si obra como un amargo puro, o como combinado con una virtud narcótica; en otro lugar la puse como un ejemplo de esta combinación, y la creo capaz de hacer sospechar, que todos los amargos poseen más o menos una cualidad narcótica. Sea lo que fuere de esto, la haba de San Ignacio pertenece a un género de plantas, cuyas especies son venenosas, y así no se debe usar cuando se pueden ordenar remedios menos sospechosos (B.P.)”.

Perteneciente a la familia Loganiáceas, el haba de San Ignacio o Ignacia, Strychnos ignatia Lindley, antes Ignatia amara, tiene su parte medicinal en las semillas o habas que produce. El término Strychnos procede del griego que significa amargo, en clara alusión a su sabor. Por otro lado, el vocablo Ignatia recuerda a los jesuitas filipinos que fueron los primeros en usar este haba con fines curativos, por lo que le dieron el nombre del fundador de su orden, San Ignacio de Loyola.

Presenta las propiedades de tónico, estimulante digestivo y de la líbido, estando indicada en casos de debilidad y depresiones nerviosas como tónico, histeria, hipocondría, amenorrea, clorosis, gastralgia, atonía digestiva, frigidez e impotencia. Debido a su contenido en estricnina, es una planta mortal consumida en dosis altas, por lo que no se recomienda su ingesta por vía interna.

La estricnina a su vez es un alcaloide muy enérgico que se extrae de diversas plantas del género Strychnos, entre ellas el Haba de San Ignacio. Cristaliza en prismas del sistema rómbico muy poco solubles en agua fría, tiene sabor amargo muy intenso, y es muy venenosa, produciendo su ingestión convulsiones tetánicas. Forma sales con los ácidos pues tiene marcado carácter alcalino, siendo muy usado en terapéutica en sulfato de estricnina.

En 1892 se publicó en Madrid con el nombre de “El haba de San Ignacio” una comedia en prosa de tres actos que compuso Enrique Gaspar, estrenada ese mismo año en el Teatro de la Comedia.

Bibliografía

ANÓNIMO (1988): Ignacio de Loyola (San). Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, 28, 944-954. Madrid, Espasa-Calpe

CULLEN, G. (1794): Tratado de materia médica, 2, 483.Madrid.

GASPAR, E. (1892): El haba de San Ignacio. Comedia en
tres actos y en prosa. Madrid, 74 p.

José María de Jaime Lorén
Pablo de Jaime Ruiz
Universidad Cardenal Herrera-CEU (Moncada, Valencia)
(Agosto, 2010)

Descargar Epónimo Científico San Ignacio de Loyola